Instituto de Nutrición Celular Activa, especialistas en nutrición
REGÍSTRATE IDENTIFÍCATE
                  Limpieza Vital, Detoxificación celular y hepática
 
Limpieza Vital o cómo limpiar nuestro organismo a traves de la dieta

       Limpieza Vital, el método de Felipe Hernández

         Bibliografía empleada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deberían bastar las explicaciones anteriores para entender las razones por las que todos debemos realizar curas de detoxificación periódicas. El modo de vida actual conlleva esta necesidad, que solamente la medicina convencional, basada en el concepto “una enfermedad = un fármaco” o “una enfermedad = un protocolo”, no considera relevante. Sin embargo, la cruda realidad basada en datos cuantificables y hechos contrastables indica que los metales pesados (plomo, mercurio, cadmio, aluminio…), los productos químicos tóxicos (disolventes, pesticidas, aditivos alimentarios, polimedicación), los residuos bacterianos y alimentarios (endotoxinas, exotoxinas, aminas diversas, etc) y los productos de desecho de una alimentación demasiado alta en proteína animal (amoníaco, urea, etc) sobrecargan nuestros emuntorios, especialmente los dos órganos vitales antes comentados, intestino e hígado.

Aunque trabajo desde hace 15 años con el método de la Detoxificación emuntorial y por extensión celular, ha sido recientemente cuando he podido ir perfeccionando el método, incorporando estrategias que diferentes investigadores han aportado en esta visión. He comprobado en los últimos 4 años, con más de cinco mil pacientes tratados con este método de detoxificación, que trastornos de salud muy diversos, y aparentemente de etiología diferente, remitían o mejoraban de manera muy notable, por ejemplo: Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia, Polimialgias, Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple, Candidiasis Sistémica, Trastornos de la Fertilidad, Trastornos de Ansiedad, Depresión Nerviosa, Trastornos digestivos, Sensibilidad Alimentarias, Disbiosis intestinal, Trastornos hepatobiliares, Trastornos circulatorios y arteriales, Reuma, Poliatritis, Alergias respiratorias, Asma de origen alérgico, Dermatitis, etc. Además el método LIMPIEZA VITAL® es parte del tratamiento coadyuvante a trastornos de salud crónicos y degenerativos.
Próximamente se editará una obra donde explicaré los “por qué” y los “cómo” de forma detallada, no obstante, a continuación voy a exponer las tres fases de las que consta la LIMPIEZA VITAL® .

Fase 1 | 20 días

  • FITOTERAPIA + OLIGOTERAPIA para una ESTIMULACIÓN EMUNTORIAL GLOBAL
  • DETOXIFICANTES INTESTINALES y PREBIÓTICOS
  • DESPARASITANTE Y BACTERICIDA GASTRO INTESTINAL
Opcionales: 
Detoxificantes azufrados para HÍGADO
Sales básicas y cofactores para regulación del pH
 Antioxidantes de calidad

Fase 2 | 40 días

  • FITOTERAPIA + OLIGOTERAPIA para una ESTIMULACIÓN EMUNTORIAL GLOBAL
    (Igual que en la Fase 1)
  • Detoxificantes azufrados para el HÍGADO
  • QUELADOR de metales pesados
  • Regulador INTESTINAL PREBIÓTICO
+ Dieta depurativa

Opcionales: 
Sales básicas y cofactores para regulación del pH
 Antifúngico específico

Fase 3 | 60 días

Cóctel de OLIGOELEMENTOS según el Terreno Biológico COFACTORES + zinc + cromo + antioxidantes A.G.P.I. (Ácidos Grasos Poliinsaturados Omega 3 y/u Omega 6) PROBIÓTICOS

  • ACCIONES ESPECÍFICAS opcionales:
  • Reparación y regeneración hepática con fito+oligo específico
  • Reparación y regeneración intestinal con prebióticos específicos
  • Reequilibrio neurovegetativo con aminoácidos funcionales
  • Reequilibrio del metabolismo lipídico y glucídico con aminoácidos funcionales
  • Estimulación de la circulación venosa y/o microcirculación con fito+oligo específico
  • Reequilibrio de los procesos inflamatorios con fitonutrientes específicos
  • Reparación y regeneración osteoarticular con fito+oligos y fitonutrientes específicos
  • Inmunomodulación y reparación de los daños proliferativos celulares.
  • Reequilibrio de las irritaciones e inflamaciones genitourinarias con fito+oligos

+ Alimentación:
“Las 12 reglas afines”

 

Como se puede observar las fases 1 y 2 son afines a muy diferentes tipos de trastornos de salud. La razón es obvia, cualquier afección mejora al realizar una efectiva detoxificación, donde se optimiza claramente el funcionamiento de hígado, riñones, intestino, sistema linfático, al tiempo que se neutraliza la acidosis metabólica (en caso necesario), la proliferación de microorganismos no deseados (parásitos, bacterias, hongos…) y el exceso de radicales libres, que provocan oxidación.
Después de terminar la Fase 2, es decir, después de 2 meses, es muy conveniente realizar una “Limpieza Hepática de Fin de Semana” cada 30 ó 40 días (al tiempo que se realiza la Fase 3). He visto como se recomiendan las “Limpiezas Hepáticas” promulgadas por Andreas Moritz con demasiada frivolidad. Desde mi punto de vista dichas limpiezas deben ser aplicadas después de una detoxificación global y preferiblemente combinando sales magnésicas de sulfato, citrato y carbonato, y no solo sulfato, como se suelen realizar, ya que el sulfato administrado solo acidifica mucho el medio intestinal. Desde hace tiempo utilizo una fórmula balanceada en sales de magnesio y bentonita. La misma fórmula que utilizo en la fase uno para preparar el intestino, pero en dosis mayor, lógicamente para lograr el efecto deseado sobre el colédoco y la eliminación de cálculos y tóxicos de los conductos intrahepáticos. Los otros ingredientes para las limpiezas hepáticas son los habituales: aceite de oliva virgen de primera presión en frío bio y zumo de pomelo (toronja) rosa. En el recuadro adjunto se puede observar detalladamente cómo realizar la “Limpieza Hepática de Fin de Semana”.

En la fase 3 relanzamos las cascadas enzimáticas mediante catalizadores, cofactores y A.G.P.I. (este concepto ha sido perfeccionado y divulgado por Laboratorios Nutergia), “sembramos” con probióticos (lógicamente después de haber “limpiado el terreno”) e incorporamos las acciones específicas que se necesiten. De estas acciones específicas me he limitado a señalar solo algunas de las más representativas, pero la lista es ampliable. Por cierto, volviendo al concepto de hacer una medicina más global e integral que tenga en cuenta a la persona y su entorno (este último muy condicionado por el estilo de vida moderno), sería de inconsecuentes trabajar con nutrición celular o medicina biológica y limitarnos a utilizar preparados naturales específicos. Los específicos son necesarios como complemento, en ocasiones muy prácticos para solventar síntomas molestos hasta que el auténtico tratamiento de fondo logra el reequilibrio celular, el equilibrio del Terreno Biológico (Perfil IoMET). Por desgracia, también es posible trabajar con productos naturales pero con el concepto “una enfermedad = un producto”, paradigma médico que debe ser superado.

SÍGUENOS EN FACEBOOK TWITER
  AVISO LEGAL